Los Ideales de un Sistema de Esclavitud

Posted on Actualizado enn

11737821_10152843539456566_7669991975843304367_n

Venganza: En tiempos remotos, cuando el hombre se vuelve sedentario, descubre por primera vez la sensación de lo propio (miedo a la supervivencia), percatándose de la magnitud de su territorio (dominio y control = temor a la perdida), la cantidad de alimento (temor a la supervivencia = inicio de la agricultura); sus bienes y la conformación de su familia (control y manipulación de los intereses); concibiendo, por primera vez, la idea de propiedad con un sentido de satisfacción de necesidades = Derecho a la vida sobre el temor a la muerte

¿Sabes porque el ser humano tiene la necesidad de ser recordado? ¿O de hacerse de un nombre?

En la antigüedad, cuando empezamos a enterrar a los muertos, la tierra en la cual eran enterrados era considerada ahora “sagrada” y estaba directamente vinculada con la persona

A partir de ese acto, muchos consideran que ese fue el origen de la “propiedad privada”

porque ahora ese “campo sagrado” en el cual se encontraba enterrada la persona, pasaba a “pertenecer a la persona viva vinculada consanguíneamente” con el difunto; de ahí toda ésta idea tan bonita de los linajes y las líneas de sangre y demás parte de los ritos funerarios que aún se conservan en la actualidad, es que se les llevaban ofrendas a los muertos, éstas ofrendas no era una vez cada año como acostumbramos ahora, eran tributos diarios que se hacían al muerto porque éste difunto pasaba a convertirse en una surte de “Dios” dentro de la familia que ahora cuidaba y velaba por ésta

Si te das cuenta esa idea todavía existe donde las personas que mueren esencialmente “te cuidan” o cuidan tu espíritu y cosas así; lo interesante es que, por ejemplo si tú ves a, digamos una madre que está preocupada por su hijo y enciende una vela esperando que la luz de la vela ilumine el camino del hijo y bla bla bla.

la vela por si misma no va a hacer nada por el hijo esa vela que es encendida es solo para “satisfacer la preocupación de la madre” proveyéndole de un incentivo que le permita “sentirse tranquila” simplemente porque ésta persona quiere creer que realmente hay un espíritu que está cuidando a su hijo, es decir, ha hecho una ofrenda y espera algo a cambio, esto que espera a cambio por supuesto solo puede ser mental como la idea misma en su mente de que hay un espíritu que la protege

como seres humanos pasamos toda una vida tratando de realizar actos que nos definan como “buenas personas”, eso es lo que se conoce como la construcción del alma

y si has sido muy bueno, entonces cosas buenas te pasaran ya sea en ésta vida o en “la siguiente vida” ésta idea de igual forma viene de la antigüedad.

Verás, la creencia era o residía en el hecho de que cuando las personas morían, no estaban realmente “muertas”

Es decir, éstas estaban en otro plano, llámale el hades, el cielo, lo que tú quieras las ofrendas eran cosas que éstas personas necesitaban para vivir, se les ofrecía comida por ejemplo como todavía lo hacemos hoy día en las ofrendas, se les ofrecían perfumes, animales, toda clase de cosas.

El hecho es que, cuando una persona no recibía éstas ofrendas/sacrificios, de hecho podía pasar “hambre en el otro mundo”

El mayor castigo que existía en la antigüedad, por mucho mayor que la muerte era perder el apellido que te vinculaba con la familia

Porque en ese momento tu cuerpo era abandonado y no recibías las ofrendas que necesitabas para sobrevivir en el otro mundo

Cuando una persona trata de “ser buena frente a los demás”, lo que espera es ¿qué? En realidad lo que quiere es irse al cielo, quiere que las personas con las que ha sido bueno cuiden de él

Lo que es interesante con relación a los ritos (y estos aún existen en la actualidad) es que constantemente existen estrofas que precisamente señalan éste vínculo

“Y yo les pido a ustedes hermanos que intercedan por mi frente al señor”

Porque en realidad, sin importar lo que ésta persona creyera, si en su vida había sido una “mala persona” y los demás “pensaban” que había sido una mala persona, esa persona recibiría el desprecio de las personas, no recibiría alimentos y pasaría hambruna en la muerte lo cual es lo mismo al infierno o el concepto del infierno hoy día no?

Cuando presentamos la mejor versión de nosotros mismos ante las personas que intentamos grabar e ellos? Una imagen para permanecer como memoria dentro de la consciencia de otras personas como una “buena persona”

Ser recordado es en realidad tratar de integrarse a la consciencia colectiva como la unión y memoria de todas las consciencias = la mente inconsciente

Ante más es recordado y conocido un hombre más fuerte es su impronta dentro de la historia de la memoria humana de ahí el deseo de tantos personajes en la historia que tratan de hacer actos heroicos y valerosos para lograr que su nombre fuera recordado por siempre

es decir, buscaban “la inmortalidad” la memoria no puede morir, en tanto sea recordado

ese miedo de no ser reconocido, de no ser “visto” por alguien más y que no nos acompañen, son mucho más antiguos de lo que te puedes imaginar claro, ahora te estoy hablando de la relación simbólica que existe ante el mismo, pero un sistema de protección del ser humano y de una gran cantidad de especies es la permanencia y pertenencia a grupos en el grupo el individuo es fuerte de modo que el temor a estar solo es en realidad parte de ese “instinto” de supervivencia la simple asociación simbólica fue consecuencia de una sobresaturación del símbolo ante la necesidad de explicar nuestros propios miedos por ello es tan importante para las personas “ser vistos”, porque al definirse como una imagen, pueden permanecer en la consciencia de las personas, en la memoria de las personas porque así es como se entiende la memoria, solo como un almacén de imágenes pero la imagen no es solo una imagen, sino que tiene toda ésta representación simbólica asociada con definiciones, ideas, sentimientos, emociones, etc., etc., como los cuales también llegamos a definirnos en nuestra mente

Descartes fue el que inició ésta idea de “el ser humano solo es materia y mente” y a partir del pensamiento de Descartes, fue que empezamos a vernos más como una mente que como un cuerpo en la desconsideración o separación de ese cuerpo perdimos un aspecto bien fundamental y esto sobretodo como consecuencia de la necesidad de algunos de mantener “las lineas de sangre” porque recordemos que la sangre vinculaba a la propiedad de la tierra y con ello esencialmente el patrimonio justificadamente heredado a lo largo de las generaciones de hacer que la gente cada vez se adentre más y más en su mente

desconsiderando así nuestra existencia y pertenencia a un universo, a una galaxia a un sistema solar a toda la vida misma el trabajo de tantos científicos que trajeron éstos descubrimientos no fue rechazado solo por gratuidad porque esto qué haría?

Provocaría que se abandonaran todas éstas ideas y creencias con relación a la mente

y qué tomaría lugar? la importancia por la vida y el cuerpo Es en realidad muy simple una vez que te vuelves consciente de ello tener miedo de estar solo, es en realidad un miedo difícil de trascender pero vale la pena el esfuerzo

Muchas veces aún tengo miedo Y olvido que todo es parte de un proceso En esos momentos lo mejor que a veces puede pasar es caer Porque entonces me doy cuenta que aquello que percibo haber perdido si tú quieres

En realidad no es lo que soy en verdad

¿Porque cómo podría perder lo que soy?

En realidad la forma en que a veces nos perdemos es creyendo que somos, pero al final a veces ser nada es simplemente ser tú mismo

Si observas a la palabra “Mío” y la descompones un poco, tratando de observar de igual forma lo que representa cada signo o letra y qué es lo que te representa, puedes notar algunas palabras y significados interesantes: “Mio = eme – i – o , que meyo, que miedo, m eye(i) o, la eme (m) representa el brinco que uno da de generación en generación, la herencia de las generaciones como el vocabulario y las definiciones que colocamos en este mundo, esas definiciones aparentemente nos pertenecen como nuestra creación, pero ni siquiera nuestra creación nos pertenece, porque nuestra creación está viva y no puedes poseer la vida, la i representa el yo, en ingles “I” suena como ese(ojo) lo que veo, lo defino, porque no veo con los ojos sino con el cerebro, e inclusive la forma de dibujar la i, es una forma en la que haces un señalamiento de ti mismo, la o es el punto que envuelve todo, aparentemente las cosas nos pertenecen porque las definimos, y es bastante gracioso el ver como llamamos al planeta tierra, “nuestro mundo”, le agregamos un valor y entonces lo tomamos justificando que lo necesitamos pero aquello que necesitamos es la definición en la que colocamos un valor.

¿Por qué tenemos temor a la muerte? Es decir, es algo inevitable que va a ocurrir y sabemos que va a ocurrir, entonces, ¿Qué pasa en la muerte? Pierdes la vida, pero nuestra vida está llena de definiciones en la que hemos colocado valores que tememos perder, (proverbio: el sabio solo puede ser sabio en tanto tenga la inocencia de un niño y siga explorando el universo que lo rodea así como a el mismo, una vez que lo sabes todo, estás muerto) una vez que las definiciones dejan de “dar sentido a la vida” y se convierten en una rutina, uno muere, porque ya no queda ese factor de explorar, cambiar o aprender, todo está hecho. Intentamos dar sentido a esta vida que no comprendemos, pero no nos damos un sentido a nosotros mismos como vida, como uno como iguales como lo que hay aquí, como todo lo que hay aquí, como vida.

La vida como la conocemos ha llegado al tope, y es que hemos definido la vida en la supervivencia y el temor a la muerte, y aceptamos eso como vida, así que aquello a lo que nos dedicamos es a preservar valores que ni siquiera corresponden a nuestra verdadera existencia, ni como seres humanos, ni como vida, porque la vida se ha colocado en separación de nosotros mismos, intentamos darle un sentido a las cosas para adquirir entendimiento de nuestro mundo, pero el mundo como lo vivimos, según “entendemos o creemos saber que funciona” ya no puede sostener los ideales de aquellas cosas que definimos como “lo bueno o lo malo” porque aquello que definimos como vida no es lo mejor para todos, porque ni siquiera es lo mejor para uno mismo, por eso intentamos dar sentido a la vida con definiciones y espiritualidad, para crear nuevos puntos de valores positivos en las cosas, y en ello, lo que realmente estamos haciendo es esconder la realidad del mundo que pretendemos esconder detrás de las definiciones que hemos colocado en la vida de la cual ya no hayamos sentido de seguir viviendo, porque repito, no es lo mejor para todos, porque ni siquiera es lo mejor para nosotros mismos.

Todas las religiones son una cuestión de opinión que puede variar o manipularse con el paso del tiempo (un ejemplo de ello es lo que hicimos al crear una opinión acerca de la homosexualidad cando esta es una manifestación que se da en la naturaleza y también era algo ya aceptado en Grecia, y ahora esta ha pasado a convertirse en casi una religión) porque la relación de valores ya no puede ecualizarse con los verdaderos intereses detrás de esos valores, han sido modificados tantas veces y redefinidos en nuevas tendencias para satisfacer los intereses de un grupo cada vez más reducido de personas que estos ya no pueden sostener una construcción o definición de vida que pueda involucrar a todos los humanos y con el paso del tiempo aquellas definiciones que adquirieron un valor de inferioridad fueron atribuidas a personas con las cuales tal relación mental genero un conflicto y lo que era “superior” esclavizo a lo “inferior” a razón de esto se justifico un orden divino como es el caso de roma y sus leyes, en las cuales aceptaban la figura de la esclavitud y aun hoy día se acepta, pero en un concepto totalmente nuevo = el poder adquisitivo, el capitalismo actual (la supervivencia, el miedo a la muerte, la promesa de un cielo a satisfacción de una caprichosa vida moralista para nuestra propia satisfacción), con cada guerra que pasa, los intereses cambian, las armas cambian y los puntos que se pretenden controlar cambian, para que podamos aceptar el conflicto interno, debemos crear una opinión hacia aquello que pretendemos combatir a través de atribuirle un valor negativo, sin embargo tales valores son manipulados, con propaganda, religión, política, “sexualidad”, etc.

Aquellos intereses y definiciones solo eran conocidas por las personas que conocían las leyes (y que las escribían) este era el caso de los pontífices y las personas con una construcción religiosa mental, es decir, las personas “justificaban el escuchar la voz divina susurrándoles en el oído” y simplemente podían decir, “dios ha hablado, he tenido una experiencia divina y esta es la ley” y entonces impulsados por esa visión, deseo, miedo, “opinión”, lo que ocurre es que hacemos un trato colectivo con la “sociedad moral”, con “la personalidad jurídica” la cual es el estado; entiéndase que el estado no es real, solo es una ficción jurídica, lo cual representa el acuerdo colectivo de una región en base a la cultura, moral, raza, religión, desarrollo psicosexual, intereses etc., el estado solo representa “la necesidad” de los seres humanos de justificar nuestro derecho a una determinada región de justificar nuestro derecho de propiedad y pertenencia de cierto territorio, ideas, valores, intereses, etc.

La realidad es que no puede haber la definición de “mío” en un terreno de tierra que ciertamente estuvo antes de que yo naciera, aquello a lo que se ha orientado este sentido de pertenencia, es en temor a la perdida de las definiciones, es en temor a la perdida de la vida como la conocemos = el temor a la muerte.

Justicia: La constante y perpetua voluntad de dar a cada uno su derecho, lo mío, lo tuyo

Lo mío, ¿Cómo defino lo que es mío? Aquello que he pasado a mi patrimonio por “necesidad o deseo”

Una de las figuras más importantes que tenía Roma, y “que aún se conservan” es precisamente esta figura de la herencia, mi patrimonio, lo mío que pasa a ser tuyo, de generación en generación, aquellas familias que tenían un patrimonio bastante generoso, se vieron en “el predicamento de necesitar justificar la posesión de los bienes de su interés” a través de la relación consanguínea, y la única forma de lograrlo, era permitiendo a todos los demás tener la misma definición y realizar la misma ficción jurídica, esto es porque los bienes no pasaban a ser del estado o de alguna divinidad, porque en tanto se justificaran como “lo mío, lo tuyo”, se crea esta aparente relación de respeto por lo tuyo o lo mío, (no estoy diciendo que sea “lo mejor para todos”, o al menos no aun, simplemente salir y tomar todo lo que quieras, eso lo dejare para otro blog), porque dentro de esa relación de respeto, los bienes permanecen a nombre o definición de pertenencia de la persona que los posee.

Venganza Privada: Esta etapa se conoció con el nombre de venganza de sangre o de venganza privada, caracterizada porque, ante el ataque “injusto”, cada individuo “se protegía” (¿Qué protegían? ¿Era a sí mismos o eran sus intereses, definiciones, valores e ideas?) se hacia justicia por sí mismo. La función represiva estaba en manos de los particulares, contando con el respaldo y ayuda de la colectividad, que le reconocía el derecho a ejercitar la ley del talión (ojo por ojo, diente por diente). El grupo atribuía al ofendido el derecho de causar mal de igual intensidad al causante de esta situación. La primera fase del Derecho Penal viene con esta relación, la relación de la ley del más fuerte en defensa de lo que quiero, lo que deseo, lo que necesito por esta sensación de pertenencia.

Cuando una persona defiende algo, no lo deja de lado “mucho menos lo comparte”, lo lleva tan cerca de si mismo como le es posible = temor a la perdida, temor a la supervivencia, porque la “calidad de vida” que le brinda tal objeto, es o ha sido definida como la relación que es mi derecho tener y preservar, como “mi derecho a la vida”, ¿Qué es lo que se hemos hecho a lo largo del tiempo? Hemos colocado tales valores en objetos inútiles que compramos y que se descomponen en breves periodos de tiempo, mientras que aquello que tiene una mayor funcionalidad o practicalidad, pasa a manos de las clases con mayor poder adquisitivo = la mejor estrategia para quedarse con lo tuyo por relación de derecho y a través de tus propias leyes… (ejemplo de esto es la manifestación de las nuevas guerras no armadas, las guerras económicas, donde China “ahora por definición la primera potencia”, por ejemplo puede construir en otro país, adquiriendo los derechos de propiedad con las mismas leyes del país en el que se instala)

El problema de la humanidad no son las consecuencias de las múltiples enfermedades que esta experimenta actualmente, porque el problema no se encuentra en aquello que definimos como un problema, sino que es aquello que no queremos ver y enfrentar (aquello que más queremos y amamos) lo que no nos permite darnos cuenta que nos hemos convertido en la enfermedad misma que nos aqueja.

Carl Jung descubrió que hay una mente colectiva que conecta a todos los humanos, significando que toda la humanidad comparte una parte de su mente con los demás, esto pretende reflejar una señal común que comparten millones de millones de células en el cuerpo humano como la mente inconsciente en la memoria genética del individuo.

El ego requiere de un continuo y constante suministro de energía para sobrevivir, alimentos, combustibles y cualquier forma de sostenimiento es energía, la situación radica en lo que hacemos con esta energía y como es que la empleamos para el sostenimiento del ego, esto ocurre a través de nuestra participación en pensamientos, sentimientos y emociones que perpetúan el movimiento cíclico de la energía para alimentar el ego.

“La represión sexual apoyada desde el poder de la iglesia se ha internado profundamente en las masas explotadas, las cuales producen ansiedad social y experimentan culpa. Esto crea timidez hacia la autoridad y ata a los hijos a sus padres. Esto crea en ellos un servilismo y una sumisión hacia la autoridad estatal y a la explotación capitalista. Esto paraliza las capacidades críticas de las masas oprimidas, porque consume gran parte de su energía biológica. Y, finalmente paraliza el desarrollo integral de las fuerzas creativas haciendo imposible el objetivo de todas las aspiraciones de la libertad humana. De esta manera el prevaleciente sistema económico (en el cual pocos individuos pueden fácilmente gobernar sobre las masas) se internaliza en la psique de los mismos oprimidos.” –Wilhelm Reich–

Cada uno de nosotros tiene la capacidad de cometer el pecado más horrendo o de mostrar la más hermosa compasión por cada uno de nuestros compañeros humanos (y por cada forma de vida), esto hace posible la existencia de ordenamientos jurídicos que están separados de nosotros mismos como lo que somos en verdad, y da pie al orden de fuerzas de superioridad e inferioridad que hacen posible la separación social a través de colocar el poder en todo aquello que represente un símbolo de temor en nuestras mentes.

La humanidad padece su propia incapacidad de buscar su verdadera libertad – “Las leyes naturales implican las relaciones necesarias entre los fenómenos para manifestarse. El supuesto filosófico  de toda norma es la libertad de los sujetos a quienes obliga. A diferencia de las leyes naturales, que expresan relaciones indefectibles, las normas no se cumplen de manera ineluctable. Esta característica no deriva de las normas mismas, sino de la índole de los sujetos a quienes se encuentran destinadas. Los juicios normativos  perderían su significación propia si las personas cuya conducta rigen no pudieran dejar de obedecerlos” – Eduardo García Máynez –

Los individuos y las masas no tienen la habilidad de gobernarse a sí mismos, ya que cedemos nuestra responsabilidad a cualquier persona y cualquier cosa; el poder de los tiranos no reside en una organización armamentista, sino en nuestro deseo de ser gobernados. La pretensión de llevar a cabo la realización de causas justas, no deriva de aquello que mantiene el orden cíclico colectivo, sino de la capacidad de obrar en beneficio de aquello que es mejor para todos, donde uno no se excluye a sí mismo en patrones avaricia y odio.

“Una nación puede sobrevivir a sus idiotas, e incluso sus ambiciosos, pero no puede sobrevivir a una traición desde adentro” –Marcus Tullis Cicero

Estas son las definiciones actualmente aceptadas dentro de “los ideales de la justicia” como “el orden natural de las cosas”: “Aquellas teorías que pretenden un estado de la humanidad en el que todo ha de ser común, anuncian la supresión del derecho. Y con toda razón desde sus postulados. Claro que si es legítimo y natural que el hombre pueda decir <<esto es mío>>, en ese mismo instante será legitimo el arte del derecho y el colectivismo será una utopía antinatural.” –Javier Hervada–

“Siendo el acto de justicia dar a cada uno lo que es suyo, al acto de la justicia precede otro acto por el cual alguien hace suyo algo, según consta por las cosas humanas, pues uno trabajando merece que se convierta en suyo lo que el retribuyente le da por acto de justicia. Por tanto, aquel acto por el cual primeramente alguien hace suyo algo, no puede ser un acto de justicia”                   –Santo Tomás–

Y el problema que veo es que la humanidad de hoy, realmente no tiene idea de su verdadera identidad, tenemos el trabajo de ocho horas, tenemos la casa, los niños, las cuentas, la televisión, las aficiones, y las diligencias que hacemos cada día, y finalmente comenzamos a creer que eso es todo lo que somos. Pero somos mucho más que nuestros cargos o trabajos, más allá de ser el estatus de “una madre” o “un padre”, más allá de ser “teísta”, “ateo”, “republicano” o “demócrata”, “negro” o “blanco”, “hombre” o “mujer”, ¿Qué o quiénes somos?, ¿Qué o quienes somos después de todo? No sabemos, porque cada vez que oímos algo que no queremos oír sobre nosotros, lo rechazamos. Lo tratamos de ignorar y lo proyectamos hacia alguien más para juzgarlo.

En el nivel individual sabemos lo que ocurre, pero, ¿Qué pasa cuando todo el mundo se niega a ver lo que realmente es?

“La humanidad queda atrapada en un ciclo de miedo, odio y apatía, estos instintos humanos se ven reflejados en los sistemas políticos y burocracias, que muy a menudo limita los derechos más básicos como la búsqueda de la felicidad. Una sociedad que tiene como fundaciones el miedo, la apatía y el odio, se organiza en un sistema que fundamentalmente afecta la felicidad de todos los individuos. Esta sociedad reprime el desarrollo individual y mantiene un patrón cíclico de comportamiento de superioridad e inferioridad y una sociedad clasista fundada en ideales engañosos” –Mark Zimmerman–

Sin embargo, aun cuando se satanice a los líderes mundiales, es necesario comprender que ellos y nosotros formamos parte de la misma unidad, todos los gobiernos, corporaciones, religiones, todos representan los ideales que hemos proyectado en separación de nosotros mismos, porque ellos son el reflejo de aquello que proyectamos como nuestro deseo de alcanzar un estado superior de existencia

“Digo que mientras lo sagrado y lo bondadoso no se levanten más allá de lo más alto que haya dentro de cada uno, entonces lo malvado y lo débil no podrán bajar más de lo que hay también en cada uno de nosotros” -Kahlil Gibran-

Este es el reflejo de la enfermedad en la Psique del humano, un síntoma típico de la humanidad hoy, es la continua negación de nuestra enfermedad.

“Porque no luchamos contra carne y huesos, sino en contra de principados, contra poderes, contra los reyes del mal de este mundo, contra la maldad espiritual de lugares muy altos” –Efesios 6:12-

Esta es la naturaleza de nuestro falso ser, el ego, él actúa como una cortina de humo para distraernos de la libertad que realmente poseemos, para que este parasito psíquico pueda sobrevivir, él simplemente nos provee con una substancia que hace que seamos dependientes de él. En este caso, la substancia es la energía de nuestra mente consciente, y para que podamos alimentar a este parasito, la sustancia química del miedo, hace que la humanidad pida ser protegida y defendida (de si misma).

Un ejemplo de esto son las asociaciones de caridad, en las cuales las personas dependen de otra persona, que llegue a aportar “una generosa cantidad” y esto variante de acuerdo al poder adquisitivo de la persona que dona, y tenemos una interesante sensación o percepción de “bondad en nosotros al realizar tales actos”, sin embargo estas son las clases de cosas que permiten que tal relación se mantenga balanceada con respecto a la ideología de superioridad e inferioridad, donde la persona superior se “compadece de la persona inferior” y entonces adquiere esta definición de “bondad” al realizar tal acto de caridad. (hay personas que realmente están interesadas en apoyar a otras personas, sin embargo esas por lo general son personas que realmente se permiten reconocer en otros el punto de igualdad que es el sentido común)

Investiga

Equalmoney.org

Desteni.org

Desteniiprocess.com

Y participa en el curso gratuito de Desteni I Lite Process

Anuncios

Un comentario sobre “Los Ideales de un Sistema de Esclavitud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s