accionglobalayotzinapa

Performance: Sistema

Posted on Actualizado enn

Ensayo y Performance por: Gabriel Aceves y Andrea Maldonado

Redacción: Karen Arévalo

“No naciste sabiendo un lenguaje, se te enseñó un lenguaje, por lo que no naciste siendo capaz de pensar, se te enseño a pensar, por lo tanto tus pensamientos no son tuyos, provienen de alguien más…” – Bernard Poolman

Para mi performance, utilizaré un tablero de ajedrez y requeriré la presencia de una persona que participe como el jugador contrario. La acción performática se realizará de la siguiente forma:

El jugador contrario y yo jugaremos partidas de breve temporalidad. Al finalizar cada partido removeremos las piezas del adversario que consideremos facilitarán nuestra tarea para cumplir con el objetivo principal del juego: el cual consiste en vencer al jugador contrario a través de comer al rey jaque mate. Sin embargo, con el avance del performance ambos jugadores removeremos al rey del tablero y nos propondremos a jugar sin el mismo…

Me gustaría establecer en un principio que la acción performática que realizaré pretende llevar a cuestionar el fundamento de las estructuras de nuestro sistema. Dicho cuestionamiento se lleva a cabo a partir de dos puntos de partida: desde la aparente necesidad de una sociedad establecida desde una estructura jerárquica; como evaluar y plantearnos a nosotros mismos si conocemos algo fuera de la estructura sobre la cual se constituye nuestro sistema.

Para fundamentar mi análisis me valdré de los estudios y trabajos de algunos autores como Paul Ricoeur, Jacques Derrida y Ferdinand de Saussure. Evidentemente el hecho de decidir valerme de argumentos de autores que fundamentalmente enfocan sus trabajos, análisis o estudios a las estructuras del lenguaje puede resultar cuestionable en cuanto al estudio de estructuras sociales. Cabría la posibilidad de basarme en algunos más afines al discurso sociológico como Michel Foucault, Slavoj Zizek, Umberto Eco o Guy Debord. La justificación ideológica de recurrir a estudios de lenguaje se debe fundamentalmente al hecho de que, el autor de este ensayo encuentra en el estudio de la estructura lingüística una estrecha relación con nuestra forma de sistematizar estructuras propia de la naturaleza humana. Si bien no todo el mundo funciona igual que el ajedrez este juego se encuentra crucialmente cimentado a partir de una estructura social que hemos permitido y aceptado en y como la totalidad de nuestro sistema. Resulta interesante pensar que de otra forma el ajedrez sería un juego en verdad muy raro. Es decir, si en éste mundo no existiera una totalitaria estructura de poderes y sistemas que rigen y dirigen el sistema mismo en el cual participamos el Ajedrez por sí mismo no tendría sentido. Dicho juego carecería de finalidad, pues necesitaría como referente una estructura reconocible por los seres humanos. La estructura jerárquica del Ajedrez se convierte así en una construcción digna de analizarse en tanto que prueba en gran medida el grado en que nos encontramos programados para aceptar como parte de nuestra vida esta organización social.

La problemática reside en el hecho de que aparentemente el jugador no sabría cómo jugar sin la existencia de tales estructuras que conforman y determinan el rumbo del juego. No obstante, lo que resulta fascinante dentro de éste análisis se concretiza en el hecho de que el juego tiene capacidad de continuidad aún con la ausencia de todas las piezas siempre y cuando la pieza que representa al rey permanezca dentro de la dinámica del juego. De manera análoga en cuanto a la vida y estructura social planteada, puede decirse a partir de la tal vez común asociación que realizamos a la figura del rey ­­(en el cual éste podría considerarse como una alusión simbólica a las figuras de mayor autoridad dentro del sistema en nuestro mundo, es decir, fuera de la abstracción del juego dentro de lo que denominamos realidad). A la par surge la pregunta: ¿Será posible que el rey en realidad represente un aspecto completamente distinto al cual lo relaciono directamente? Es decir, el rey ¿podría no ser una figura sino un aspecto aún más esencial de la sociedad misma, o bien constituir un principio rector que incluso tiene la capacidad de delimitar y establecer el fundamento clasista sobre el cual ésta se construye?

Si bien presumiblemente ésta conclusión resulta apresurada, considero que el detenido análisis de la estructura nos remite a observar un elemento dentro del juego sin el cual éste evidentemente sería imposible. Este elemento radica por supuesto en el jugador mismo. Dentro de este sistema de representaciones, el ser humano (como jugador) dentro de la estructura: el ser humano en realidad es quien hace posible y da vida a la construcción jerárquica y social dentro y como el sistema; un jugador en realidad no trata de destronar a un rey sino de vencer al oponente dentro de la partida. Bajo este orden de ideas, existe un acuerdo entre ambos jugadores, una suerte de punto de convergencia, un principio que valdría la pena tomar en consideración: el juego consiste primordialmente en una competencia.

El juego visto como competencia implica una dinámica definitiva. En dicha dinámica el punto de la competencia misma reside en ganar. Resulta difícil imaginar a alguien sinceramente disfrutando de la idea de perder (a no ser que pueda hallar un beneficio alterno perdiendo la partida o el juego ante el otro jugador, en cuyo caso ganaría algo y no habría pérdida significativa). En éste sentido, el placer dado por la victoria existe solo como la condición de ganar, y ciertamente a razón de este mismo principio, los jugadores aceptan la condición de la probable derrota, en tanto exista de igual forma la posibilidad de ganar.

Sin embargo, aquí un principio muy interesante ocurre al remover al rey de la construcción propia del tablero: pues que al remover al rey, no solo la posibilidad de perder desaparece, sino también la de ganar. Según el argumento anterior, se podría pensar que el juego ha perdido todo sentido, la estructura misma es inutilizable. A razón de lo anterior, los jugadores probablemente optarían por dejar de participar en el juego sobre la premisa de que ya no existe un propósito para seguir jugando dado que el propósito definido del juego reside en no desafiar a la estructura sino en vencer al jugador contrario, es decir, en ganar la partida. Lo anterior inevitablemente nos lleva a pensar que el rey representa en realidad al jugador. Sin embargo, en este performance ambos jugadores participan de dicha estructura, por lo que son ambos quienes en realidad mantienen toda la estructura en pie. Porque en éste sentido sucede que cuando uno gana dentro del juego, en realidad se coloca a sí mismo por encima del adversario en términos de una convención social referente a superioridad e inferioridad. Así, participar de esta clase de dinámica hace sentido al hecho de que la estructura jerárquica cobra sentido. Es decir, tanto en el ajedrez como en el mundo real, el ser humano crea un mundo que construye de modo que sea real la virtualidad de tal idiosincrasia clasista.

El sistema per se no existe. Tiene solamente una existencia virtual. Solamente el mensaje le confiere realidad al lenguaje, y el discurso da fundamento a la existencia misma del lenguaje, porque los actos del discurso cada vez únicos actualizan el código” – Paul Ricoeur –

Ya que el principio mismo sobre el cual se rige la estructura, no son las piezas, sino los jugadores, a razón de que son éstos quienes deben conocer los movimientos para participar de la estructura. En conocimiento de las reglas de juego constituye la condición para jugar y hacer la existencia del juego posible. Por ello puede pensarse en las piezas del ajedrez como un referente abstracto de la estructura del lenguaje. Sabemos que podemos disponer de tal estructura en tanto comprendamos el código. De otra forma no solo en el ajedrez las jugadas nos resultarían confusas y en cierta forma incongruentes con relación a las reglas del juego; sino que de igual forma al trasladarlo a la estructura del lenguaje resultaría en una suerte de poema dadaísta. Es decir, completamente incomprensible para el oyente (y uno pensaría que en realidad también para el hablante…)

Por ejemplo, en relación con las estructura fonética del lenguaje: si dicha estructura no cumple con el patrón de articulaciones que dan a ésta la construcción propia con las características particulares que la hacen ser reconocida por el oyente, entonces carece de la capacidad de ser escuchado . Lo anterior provoca que el fonema no pueda ser comprendido con claridad. Lo anterior da pie a interpretaciones que pueden variar según el contexto y la persona, que a su vez implica que el mensaje no fue claro. Como consecuencia surge un mensaje confuso presto a variadas formas de interpretación. Quiero establecer que el mensaje no puede ser escuchado porque a razón de que, si tal estructura no resulta cognoscible para el oyente puede con facilidad resultar… ignorada. Por ejemplo, curiosamente nos sentimos incomprendidos cuando nuestro mensaje no es captado del todo por el oyente.

“Naturalmente, esta experiencia es una ilusión, pero sobre la necesidad de esta ilusión está organizada toda una estructura, o toda una época” –Jacques Derrida –

El concepto de signo (significante/significado) comporta en sí mismo la necesidad de privilegiar la substancia fónica y de erigir la lingüística en patrón de la semiología. La phoné es en efecto la substancia significante que se presenta a la consciencia como la más íntimamente unida al pensamiento del concepto significado. La voz es, desde este punto de vista, la conciencia misma – Jacques Derrida –

Debemos concedernos la posibilidad de considerar, quienes somos nosotros como los participantes de la estructura en cuanto a nuestra propia voz. Es verdad que en el ejemplo anterior, ambos jugadores podrían decidir dejar de jugar, puesto que ha dejado de existir un propósito para seguir jugando. Es decir, el principal objetivo que hacía posible el juego ha sido removido y con ello la finalidad del juego consistente en el hecho de poder adquirir aquella arrogante y narcisista experiencia de sentirnos por un ínfimo momento superior al oponente. Incluso puede que ante nosotros desaparezca un ser humano a razón de que nuestro valor se ha trasladado de alguna forma a una suerte de juicio de valor sobre otra clase de aspectos que nos provocan sentirnos superiores al promedio. Lo anterior descansa sobre la premisa dada por la irrefutable victoria que consiste en mirarnos como más inteligentes, más aptos, más capaces y cosas por el estilo.

No obstante, si nosotros al participar de una estructura sin la posibilidad de realizar alteraciones a la misma nos convierte en una suerte de observadores o usuarios dentro y hacia nuestra propia existencia. Si tal es el caso, el hecho de no poder participar sobre las decisiones que influyen y determinan el orden de la estructura en la que vivimos equivale directamente a excluir al ser humano de la participación de su contexto histórico, social y cultural. En éste sentido, debemos entender que no somos simples usuarios del lenguaje sino que somos el principio rector que crea y da vida al lenguaje. ¿Cuántas veces las palabras son de hecho nosotros? ¿Cuántas veces estas palabras son de hecho nuestra expresión y son un compromiso vivido y expresado como nosotros?

Particularmente me resulta difícil concebir la Comunicación como un concepto que deba ser entendido antes que expresado desde uno mismo. Cuando las palabras son de hecho una e iguales a nuestras acciones, no solo vuelven congruente nuestra presencia e imagen frente a otra persona; sino que de hecho establecen nuestra integridad en y como lo que somos en verdad; en y como las palabras. Aunque las palabras no siempre sean verdaderamente comprendidas por todos los oyentes. A mi parecer, el humano no puede ser entendido solo como un… digamos, un animal que edifica, arma o compone estructuras. Debería partirse de este principio que en realidad deviene de nosotros convirtiéndonos en una posibilidad para la estructura misma de encontrar y hallar alternativas a los discursos existentes tanto en la forma interna de la estructura como en su propia forma. Es decir, ni siquiera el lenguaje tiene permanencia absoluta como estructura. El lenguaje se actualiza y cambia, se modifica a través tiempo, puede quedar en desuso, o puede renovarse, pero al final siempre depende de nosotros participar de este proceso pues los cambios se determinan por sus formas de uso.

Cabe tomar en consideración el hecho de que ciertamente no conocemos realmente (a profundidad) la máquina que llamamos cerebro. Ni siquiera se entiende esencialmente el significado de ser seres humanos. Lo anterior convierte en labor imposible limitar la definición del ser humano a una sola expresión, y huelga decir, ¿No es esto acaso libertad? piénsalo, nadie puede decirte que hacer, ser, crear, deshacer, si nadie sabe lo que eres… por lo que somos más libres de lo que pensamos.

Y no obstante, es imperativo continuar preguntándonos ¿Qué ocurre si la alternativa misma que planteamos es falsa? ¿Qué pasa si el carácter virtual del orden simbólico deviene por condición de la historicidad? Porque será de tales cuestionamientos que podamos continuar con nuestra labor creativa, como la expresión infinita de la cual somos capaces y a ello, de la misma suerte perseguir respuestas a preguntas más ambiciosas:

¿Cuál es el propósito de la Comunicación? ¿Soy el significado de mis palabras donde yo soy el principio creador de mi mundo en cada cosa cuanto defino y expreso en cada palabra que hablo en y como uno mismo? ¿Es acaso que la comunicación es hecha por uno mismo para uno mismo a fin de compartirse, siendo que, lo que al final es compartido, no son palabras, no es solo un mensaje sino uno mismo? Porque al final, éstas reflejan quien soy yo en relación a un determinado momento, no existo para la estructura, solo existo, y lo que haga con la estructura… bueno, eso ya dependerá de mi…

Continuo en el próximo post

Si No estas en las redes, no existes…

Posted on

Desde hace algún tiempo, (y sobretodo ahora más que he estado caminando a través de la carrera de Comunicación Visual), he estado escuchando ésta frase continua y constantemente “Si no estás en las redes no existes”, y estaba observando a ésta frase en términos de… es decir, existe cierta incongruencia e incluso cierto discurso clasista detrás de ella, el cual voy a explicar más adelante.

Esto que voy a citar lo pueden encontrar en el texto: “Educación, comunicación y cultura en la sociedad de la información: una perspectiva latinoamericana” publicado en Enero del 2003
Si la conectividad a medios interactivos constituye un indicador decisivo respecto de la participación en la sociedad de la información y el conocimiento, constatamos que los contrastes entre Estados Unidos y América Latina eran impactantes para el año 2000. Mientras en el primer caso el número de hosts por cada 10 000 habitantes era de 2 928, había 3 465 usuarios por cada 10 000 habitantes y 58.52 PC por cada 100 habitantes. Entre los países de América Latina, Uruguay llevaba la delantera en el primer índice, con 162 hosts por cada 10 000 habitantes; Chile en usuarios por cada 10 000 habitantes (1 155), y Costa Rica en número de PC por cada 100 habitantes (10.17). En América Latina y el Caribe, el porcentaje de conectados a Internet era de alrededor del 6% en la primera mitad del año 2001.

Ahora, evidentemente de éste estudio podría realizarse un símil bastante significativo con relación a las cifras que podríamos abstraer actualmente, de ahí que últimamente aquí en México les ha dado más por regalar computadoras y tablets que por solucionar problemas más… digamos fundamentales como la escasez de agua y electricidad en algunas áreas del país. Aquí un video donde se exponen algunos puntos más al respecto:

 

 

#H2OMX Hagamos Consciencia y Promoción

 

https://www.youtube.com/watch?v=tLT59u5Hak8

Es decir, uno no ve a las personas “desapareciendo o desvaneciéndose en la nada” por no tener una computadora, y uno de los aspectos que llama la atención, es por supuesto la evidente falta de consciencia con relación a los problemas que realmente están tomando lugar a nivel mundial, (y esos por supuesto de los que nos enteramos) sabemos que no “informan de todo en las noticias por televisión”, por lo cual uno recurre al internet para tener una visión un tanto más amplia al respecto, sin embargo, ni siquiera ésto basta para poder llegar a conocer “todo el panorama” sobretodo ante aquellas situaciones que desde luego pasan “por debajo del agua”, por decirlo de alguna manera.

Y es decir, dentro de ésta frase “Si no estás en las redes no existes”, me llevó a pensar que en realidad lo que se está reflejando, es nuestra falta de interés “por parte de aquellos quienes tenemos acceso a internet y redes sociales” a investigar lo que realmente está ocurriendo no solo dentro del país, sino en todo el mundo. Es como cuando pasamos por la calle y vemos a todas éstas personas pasar todos los días frente a nosotros, y solo pretendemos “ignorar su existencia” y ya ni siquiera mencionemos a las personas en escasos recursos.

Los rostros del otro, rostros distantes a pesar de su cercanía, ausentes a pesar de su presencia, los miramos sin que ellos nos devuelvan la mirada. La alteridad no es más que un espectro, fascinados contemplamos el espectáculo de su ausencia.” – Ana Claudia García – Puntuaciones sobre arte, tecnología y nuevas categorías estéticas

Y a lo que voy con todo ésto, es el hecho de que, a pesar de los extensos esfuerzos por  “comunicar a las personas a lo largo de todo el globo”, sigue existiendo una suerte de brecha invisible que no hemos logrado trascender, una brecha que existe dentro de nosotros como la “indiferencia misma”, piensalo: ¿Cuantos grupos no existen dentro de una sociedad como México (al cual me refiero porque sinceramente desconozco la inconmensurable cantidad que existe realmente en otros paises)? Tan solo en grupos a quienes suele referirse como “Reggaetoneros, Darks, Punks, Skaters, Emos, etc.,” existe una gran “critica y juicios creciente de los unos contra los otros, y por lo general “No se comunican entre ellos”, en éstos casos, podría inclusive decirse que “la cultura” resulta en un arma de Doble filo, porque aún cuando existe una gran empresa de redes de comunicación, redes sociales, redes de telefonía, seguimos encontrándonos extensamente fragmentados, divididos y separados por éstas ideas, creencias, personalidades, etc.

Ahora, algo interesante que tomó lugar durante las diversas y múltiples marchas que surgieron a raíz de los secuestros de Ayotzinapa, es que se realizó una gran movilización y difusión de fotos e imágenes de las personas que eran detenidas arbitrariamente por la policía, y ésto de hecho facilitó el proceso de su liberación, a diferencia de la suerte que han corrido otras personas en situaciones similares… y es decir, ciertamente, y siguiendo el orden de los acontecimientos, “terminar en la cárcel” sería en realidad uno de los, digamos, “mejores resultados”, cuando no son asesinados o masacrados por la propia policía o por el narcotráfico. Así que, con respecto de éste punto, en realidad las personas “si desaparecen si su imagen no es vista, si ellos no son vistos o reconocidos DENTRO DE LAS REDES”

Y el problema aquí en realidad, no solo se limita en realidad a las personas solo en México, sino que éste se extiende hasta todas las personas en el mundo, tan solo pensando en un caso que a mi parecer puede servir de referencia a la mayoría, y ésto a razón de realizar una suerte de “simil” con el ejemplo que coloqué anteriormente con relación a la relación entre “Reggaetoneros, Darks, Punks, Skaters, Emos, etc.,” y la gran división que existe de los unos contra los otros, es el rechazo/discriminación/desprecio que existe hacia los inmigrantes Mexicanos que cruzan la frontera hacia Estados Unidos, es decir, es una particularidad dentro de la escasez de comunicación y consideración por el otro, sin embargo ¿Qué tan informados nos encontramos de la misma discriminación/desprecio/abuso etc., que nosotros realizamos contra otros inmigrantes por ejemplo? ¿Qué tan conscientes somos de la situación de los inmigrantes de Guatemala, Belize, y los países de América Central? ¿Qué tan conscientes somos del grado al cual nuestra discriminación se arraiga inclusive hacia nuestra propia sociedad solo porque son personas de la Sierra, o porque son personas de escasos recursos, o porque no conocemos o entendemos su lengua, etc.?

Aquí en realidad está ocurriendo un problema mucho más grande que la corrupción política y económica dentro del país, y éste problema tiene que ver más con nosotros mismos y nuestra indiferencia hacia la situación/condición del otro, es decir tal pareciera que nuestra consideración, solo alcanza a razón de lo que nuestra visión alcanza, y si ésto les parece exagerado, tan solo recuerden los juicios de Nuremberg contra Alemania tras la Segunda Guerra Mundial, el pueblo alemán fue juzgado en su totalidad, porque a pesar de que ellos “no sabían” lo que estaba ocurriendo dentro de los campos de concentración, se les demandó “LA RESPONSABILIDAD DE IMAGINARSE LO QUE ESTABA OCURRIENDO”, y creo que en realidad estamos hablando más que un proceso de comunicación acerca de lo que estamos informados y lo que no, de un proceso de comunicación para con nosotros mismos, una mirada a nosotros mismos para enfrentar la raíz de dicha indiferencia que en realidad, y volviendo al ejemplo de ésta división social entre “Reggaetoneros, Darks, Punks, Skaters, Emos, etc.,”, deviene de nuestros principios, de nuestras ideas y de la cultura que hemos aceptado y creído nos define, cuando en realidad ni siquiera llegamos a abstraer el alcance de como afectan nuestras acciones y nuestras palabras, por muy insignificantes que puedan parecer cuando rechazamos a un determinado grupo solo por su apariencia física, sus ideas, valores, principios, creencias, etc.

Sin embargo, y disculpen mi insistencia, algo que me parece interesante es el hecho de que en realidad, el “potencial” que particularmente encuentro dentro de todo ésto, es que la gente de hecho “puede unirse por un momento haciendo a un lado sus diferencias, pero cuando se trata de eventos grandes, de asuntos que realmente entienden que nos afectan a todos”, una prubea evidente fue el terremoto del 85, la gente salió a la calle a ayudar a aquellos que habían quedado atrapados en los escombros de los edificios, y creo que si la gente puede unirse por una marcha, también puede unirse para traer un verdadero cambio en éste mundo. No obstante, e insisto, una marcha no es suficiente para remplazar las estructuras que hemos creado dentro de nosotros mismos”, porque nuestro “estilo de vida, (mucho más cómodo que otros países que en éste momento realmente se encuentran viviendo su propio holocausto) no se mantiene por gratuidad… ni tampoco se mantiene solo porque decidimos ir a la tienda a comprar una cerveza para ver un partido de football, a pesar de que el mismo día se debate una reforma para determinar la dirección de nuestro país en vías de recursos energéticos… es en verdad un gran problema… el problema mismo surge cuando no cuestionamos porque “preferimos una cerveza y un partido de football” a los temas verdaderamente importantes y trascendentes que de hecho marcan y afectan a nuestro país.

Y disculpen, pero si nuestra indignación es en verdad tanta que queremos terminar con la corrupción de nuestro país, creo que en realidad es un tanto… “conveniente” solo salir a señalar con el dedo a los “presuntos responsables”, antes de voltear a ver donde es que hemos fallado como sociedad, desconsiderando completamente nuestra responsabilidad para con el otro.

El discurso clasista, racista, machista, patriarcal y lo que ustedes gusten y manden, deviene de nuestra aceptación y permiso de la indiferencia, la desconsideración, porque todo lo que ocurre fuera de la esfera de nuestros intereses, en realidad pasa desapercibido completamente, ignorado y posteriormente simplemente olvidado, como lo fue con el 68, y es irónico porque siempre escuchamos “2 de octubre no se olvida”, pero ¿hasta que punto lo recordamos? ¿recordamos que hay que odiar y culpar al gobierno? ¿a un presidente? ¿a la corrupción? ¿que recordamos realmente?

Particularmente, me parece lamentable que “las revoluciones” como llegó a definirse el movimiento del 68 “Revolución Cultural de 1968”, solo lleguen a definirse como tal cuando existen suficientes muertes para dar “validez” a los ideales de tal movimiento. Sin embargo, el punto que en realidad quería traer a razón de todo ésto, es el hecho de que, si analizamos tan solo los años que han transcurrido desde la matanza del 68 hasta la fecha, es decir, ese tiempo debería ser suficiente,como para que verdaderamente estuviéramos viviendo en la sociedad que “describe tan galantemente páginas de consulta mundial como Wikipedia” que si bien se entienden como “solo una referencia y no una fuente de investigación seria”, a mi parecer, tales fuentes de información las cuales se saben como (e insisto) “de las más consultadas a nivel mundial”, reflejan el “cómo recordamos dichos eventos y cómo honramos a tales personas”

Politólogos e historiadores coinciden en señalar que este movimiento y su terrible desenlace incitaron a una permanente y más activa actitud crítica y opositora de la sociedad civil, principalmente en las universidades públicas, así como a alimentar el desarrollo de guerrillas urbanas y rurales y dio cabida al periodo conocido como la Guerra Sucia”

A mi parecer, la forma en que una persona es verdaderamente honrada y recordada, no es realizando una cronología de su vida o una recopilación de sus memorias, logros, etc., sino viviendo los principios y las enseñanzas que éstas nos dejan. Sin embargo, lo que en realidad vemos hoy día es la misma división social, la misma apatía para la búsqueda y propuesta de soluciones, y extrañamente “el mismo gobierno tomando el poder tras todos éstos años desde los movimientos del 68″… ¿2 de octubre no se olvida?

Si analizamos los eventos del 68, en realidad, hay un patrón bastante significativo con relación a los acontecimientos que están tomando lugar hoy día, y es el hecho de que “el cambio pretende ser realizado a través de un limitado grupo de personas, demandando y exigiendo a dicho grupo de personas el cambio de TODO UN PAÍS”, es decir, es un tanto “incongruente” si se observa con simple sentido común, porque en realidad, lo que tendríamos que estarnos planteando con relación a esta problemática, es el hecho de que para lograr que la situación de un País cambie, la mayoría del país debe estar determinado a cambiar.

Y a lo que me refiero con cambiar, no tiene que ver con establecer un nuevo lider, sino con entender que las políticas las establece la sociedad misma con sus costumbres y acuerdos, cada día que invertimos nuestro dinero en entretenimiento, en espectáculos, en evasiones, estamos en realidad diciéndole a tales personas “responsables de la corrupción del país” que en realidad “nos importa una mierda lo que hagan con el país, en tanto podamos mantener el modo de vida que llevamos”, y claro, ellos determinan éso a través de estudiar el flujo y movimiento del dinero, ¿Donde se invierte, donde se pierde? ¿Qué es importante para la sociedad?

Echale una mirada a ésto:

http://www.forbes.com.mx/los-15-futbolistas-mejor-pagados-en-mexico/

por cierto, y solo por si “existían dudas al respecto”, las siglas mdd significan “millones de dolares”

1. Humberto Suazo. Nacionalidad: Chilena. Equipo: Monterrey
Salario: 3 mdd anuales
Valor de su carta 2013: 5.2 mdd
Valor máximo de su carta (2010): 13 mdd

2. Christian Benítez. Nacionalidad: Ecuatoriana. Equipo: América
Salario: 2.7 mdd anuales
Valor de su carta 2013: 9 mdd
Valor máximo de su carta (2013): 9 mdd

3. Lucas Lobos. Nacionalidad: Argentina. Equipo: Tigres
Salario: 2.2 mdd anuales
Valor de su carta 2013: 4.5 mdd
Valor máximo de su carta (2009): 4.8 mdd

4. Oswaldo Sánchez. Nacionalidad: Mexicana. Equipo: Santos
Salario: 2 mdd anuales
Valor de su carta 2013: 1.2 mdd
Valor máximo de su carta (2006): 3 mdd

¿Cual es la Excusa?… ¿Por qué estallamos de indignación ante la muerte de 43 estudiantes e ignoramos las 10 000 muertes desde el gobierno del Sexenio pasado a razón de la guerra contra el narcotráfico? Juarez considerada la ciudad más peligrosa DEL MUNDO,inclusive por encima de algunas que en aquel momento se encontraban frente a conflictos armados…

Es simple, había alguna… digamos “difusión del tema”, pero en realidad, ¿hasta donde fue que continuamos investigando éstos acontecimientos?

¿Por qué nuestra televisión está llena de la basura de los medios de entretenimiento? Es decir, sentido común ¿Pondrían los medios masivos de comunicación, las empresas o las televisoras contenidos en las cadenas por los cuales la gente no paga por ver?

Es fácil entender porque tanta gente “DESAPARECE” en el País, y en todo el mundo, si no somos capaces de cuestionarnos, ¿A donde está yendo nuestra atención? y ¿Por qué aquello que está dispersando nuestra atención es más importante que la condición de vida de más de la mitad de las personas a nivel mundial?

  • Más de mil millones de seres humanos viven con menos de un dólar por día.
  • 2.800 millones de personas, es decir, cerca de la mitad de la población mundial, viven con menos de 2 dólares por día.
  • 448 millones de niños sufren de bajo peso.
  • 876 millones de adultos son analfabetos, de los cuales dos terceras partes son mujeres.
  • Cada día, 30.000 niños menores de cinco años mueren de enfermedades que podrían haber sido evitadas.
  • Más de mil millones de personas no tienen acceso al agua potable.
  • El 20% de la población mundial posee el 90% de las riquezas

http://www.bancomundial.org/odm/pobreza-hambre.html


Si bien hoy día somos muy “afines” al discurso de “la manipulación de los medios de comunicación”, las “empresas ultra derechistas” y “las sociedades secretas de dominación mundial”, deberíamos al menos preguntarnos ¿Por qué a pesar de que somos “supuestamente conscientes de éstos datos seguimos esperando que las empresas, gobiernos, sociedades secretas decidan cambiar o decidan mejorar la situación del país y del mundo en lugar de preguntarnos porque nosotros seguimos consumiendo e invirtiendo en esa basura que consumimos todos los días, en medios de comunicación, en las tiendas, en los bares, en las calles (drogas ilícitas) etc.?

¿Por qué a pesar de encontrarnos tan comunicados hoy día, existe tanta falta de comunicación con nosotros mismos y con los que nos rodean? ¿Cómo hemos llegado a éste punto donde en la televisión importan más las estrellas de football, que la pobreza y la inanición en el Mundo?


La respuesta está más cerca de lo que crees…

No más Reyes… No más esclavos…

Posted on Actualizado enn

Cuando tú compras algo, no lo compras con dinero, lo compras con el tiempo que invertiste de tu vida para obtener el dinero que inviertes en el objeto – Pepe Mujica

Hace algunos años realice un video que seguí más la suerte de un “Videoarte” con el propósito de cuestionar el concepto mismo de jerarquía dentro de las instituciones, así como la división de clases en la sociedad misma. Escribí un blog y lo subí a Youtube para saber qué reacciones podía recibir de la gente.

El video como tal consistía de un juego de ajedrez en el cual se removían desde antes de iniciar el juego algunas de las piezas en el tablero del adversario con la finalidad de observar cómo se desenvolvería la dinámica del juego en la ausencia de las piezas que eran removidas del tablero. Hasta que finalmente se llega a un punto en el cual ambos jugadores remueven la pieza del Rey del tablero y ambos jugadores son enfrentados con un paradigma dentro de las dinámicas del juego mismo, lo cual es la imposibilidad de continuar jugando ante la ausencia de la pieza primordial que determina la totalidad del sentido del juego por sí mismo.

El hecho es que, al realizar éste video, una persona realizó un comentario que en un inicio ignoré deliberadamente, o debería decir que más bien no supe observar desde el punto de partida que constituía la visión que permitía el indagar en y a través de dicha pregunta. Y el comentario fue el siguiente:

“¿Qué hacen las piezas sin un rey? ¿Qué ´propósito tiene el juego sin un rey?”

Ante el comentario del usuario de Youtube respondí inicialmente:

“En un escenario real, la falta del rey no impide la posibilidad de la existencia del resto de las piezas. Yo diría que más bien tu pregunta se encuentra planteada desde el punto de dependencia en y hacia una figura de autoridad o incluso desde el punto de vista religioso a un ser supremo para justificar nuestra existencia, si no hubiera rey, dios, o lo que fuera no existiría y punto, las piezas sin un rey son libres.

Sin embargo, en una examinación posterior que realicé ante dicho comentario y mi propia respuesta, en realidad perdí de vista un principio sumamente importante para poder tener una visión o perspectiva diferente ante la pregunta que estaba siendo planteada, porque la pregunta: “¿Qué hacen las piezas sin un rey?” plantea que en realidad “no se sabría cómo jugar al ajedrez, o continuar con la dinámica del juego sin la pieza que de hecho da y genera todo el sentido de competencia en el juego mismo”, en otras palabras,  jugar al ajedrez resulta imposible sin la posibilidad de destronar al rey del adversario, lo cual constituye por sí mismo la pérdida del propósito del resto de las piezas en el tablero así como los movimientos y las dinámicas que al juego del ajedrez respecta, sin embargo, lo que no me planteé, o no vi, fue el hecho de que, si uno traslada ésto al sistema mundial como actualmente existe, en realidad, lo que resulta es el hecho de que todo nuestro quehacer y enfoque en nuestra vida del día a día, está orientado dentro de esas dinámicas de competencia, supervivencia, ese “ajedrez mental” en nuestros pensamientos donde orientamos todas nuestras acciones y palabras, con el fin de engrandecer, vanagloriar y alimentar nuestro ego para joder a todos los demás… y con ello ganar y quedarnos con las mejores experiencias para nosotros, llámese éxito, fortuna, fama, sexo, etc.

Ahora, la cuestión aquí, que a mi parecer tendríamos que plantearnos es la siguiente: Digamos que “removemos al rey” dentro de éste sistema (o los diversos reyes en cualquier caso) ¿Qué hacemos después? ¿Qué acciones siguen ante esta decisión? Si recordamos aquella marcha del 20 de Noviembre donde se quemó un muñeco representando al todavía actual presidente de México, plantea un escenario similar a lo observado en el tablero de ajedrez. Se pretendía remover a éste “rey”, pero al final la intención quedaba en abrir votaciones para elecciones ciudadanas, para evidentemente colocar uno nuevo y es decir, sentido común, la alegoría del revolucionario que llega al poder y se convierte en el nuevo dictador, el nuevo rey, no es una coincidencia… y el juego continua.

La pregunta en realidad no es ¿Qué hacen las piezas sin un rey? sino ¿Por qué las piezas necesitan un rey? ¿Por qué las piezas quieren/desean y buscan un rey? Porque en realidad, si tenemos una mirada honesta en nosotros mismos ¿tendríamos idea de cómo cambiar éste sistema y hacer que verdaderamente funcione fuera de los mecanismos y regulaciones que actualmente lo estructuran y determinan? ¿Entendemos realmente las fallas del sistema y restructuras de ingeniería social necesarias para dar un nuevo y mejor sentido al mismo? Y más importante aún, una vez que entendemos dichas fallas ¿Es posible lograr dicha restructura a nivel individual de modo que cada ciudadano pueda adoptar un modo de vida distinto al que conoce y ha conocido toda su vida? La respuesta es Sí, si es posible, un escenario distante tal vez…, sin embargo la realidad que nos apremia actualmente es que – no sabemos que sigue, por eso demandamos que alguien esté en el poder y lo haga por nosotros, porque al final, ¿Qué es lo que haríamos sin un rey? Seguiríamos viviendo de la misma forma en que lo hacemos, moviéndonos en la misma forma en que lo hacemos, dentro de esas dinámicas de supervivencia, competencia, control, manipulación, lucha por engrandecer y vanagloriar nuestro ego…, porque internamente es como si existiera este temor de renunciar a nuestras actividades y costumbres cotidianas que han venido a definir nuestro quehacer de tal suerte, incluso dentro de la dinámica y relación misma con las autoridades en la posición que me determina como una “víctima del sistema ante un victimario cuya legitimidad me impide alzar la cabeza y redoblar esfuerzos para remover el control impuesto sobre mí”. Por alguna razón, el esclavo no se siente libre al “otorgarle su libertad”, sino dejando bajo su tutela a otro esclavo…

No hemos aprendido primero a vivir de otra forma, y por lo tanto, ¿A qué conclusión nos llevaría ésto? que al repetirse el mismo ciclo, tendríamos que en algún momento entender… que no se trataba del rey, sino de nosotros, de cada uno de nosotros, que no cambio sus movimientos, sus dinámicas, su principio rector, nosotros que jugamos el ajedrez y dirigimos y organizamos las piezas de nuestro juego en nuestra mente para siempre “ganar”, siempre quedar por encima del otro. Si uno traslada ésto al ajedrez, donde éste empieza a moverse sin el rey, al final solo resulta en una suerte de canibalismo entre las piezas donde al final, nuevamente solo queda uno, quien entonces, termina siendo “el nuevo rey y único dictador”, aunque visto desde una perspectiva un tanto más realista, probablemente no quedaría ninguna pieza, pues solemos perder de vista el principio de dependencia e interconectividad que de hecho permite el funcionamiento de una sociedad, lo cual es consecuencia misma del Narcisismo bajo el cual nuestra mente es educada.

Con ésto no estoy diciendo en lo absoluto: “Entonces que todo siga como está porque a fin de cuentas necesitamos un rey”. El discurso que en realidad deviene del concepto mismo de la democracia es que el gobierno en realidad no es una institución, tenemos que pensar más esos organismos institucionales como aplicaciones/instrumentos/aparatos que facilitan o hacen posible ¿qué? La satisfacción de nuestros deseos, la satisfacción de aquellos ideales que hemos aceptado dentro de nosotros mismos y nuestra mente.

Volviendo un momento al esquema de las marchas que tomaron lugar el día 20 de noviembre. ¿Qué pasaría si el problema está en cómo hemos definido Justicia o Libertad? es decir ¿Qué hacemos entonces con la Justicia y la Libertad? ¿Cómo vivimos esa Justicia y esa Libertad y cómo las emplearíamos?

Si miras a las necesidades básicas de la sociedad, una de ellas que, a mi parecer, ha sido bastante menospreciada, por decirlo de alguna manera, debido a la naturaleza misma de éste aspecto que tal pareciera que ha sido más relacionado al aspecto psicológico que con el social, insisto, nos encontramos en la “Era del Vacío” es nuestra necesidad de “Pertenecer a alguna parte”, pertenecer a un grupo, de ser aceptados y reconocidos por nuestros compañeros humanos. Esta necesidad ciertamente constituye un papel fundamental dentro de nuestro sistema mismo en y como parte de los mecanismos de supervivencia más esenciales a nivel inconsciente, de tal suerte que a razón del mismo, como seres humanos nos constituimos como una sociedad, y no existimos de manera “aislada”.

¿Por qué el principio o deseo de pertenencia? Por el simple y sencillo hecho de que a partir de los discursos de “libertad, independencia” se ha tergiversado y sobre codificado en un principio que más bien se mueve en pro de una “separatidad” que contempla la libertad y la independencia como un acto que aparta y remueve, más que plantear dichos conceptos a partir de la interdependencia e interconectividad que nos constituye, no sólo entre seres humanos, sino con el entorno mismo; las relaciones y conexiones con el entorno determinan de tal suerte nuestro propio contexto que ciertamente si pensáramos un ser humano fuera del universo circundante, poco o nada de éste se habría desarrollado en el sentido que lo ha hecho; partes de nuestro propio organismo resultarían innecesarias e insuficientes a pesar de su altísima relevancia para nuestra supervivencia para las condiciones del entorno en el cuál existimos, piénsese la vista, el oído, el olfato, la estructura de nuestras manos con el pulgar oponible y fosa metacarpiana que permite el manejo y manipulación de herramientas.

En México, existe en nuestra memoria “colectiva como Nación” y no por gratuidad desde luego…, esta asociación a la idea de que somos un país que es esencialmente “menos” a diferencia de otros países provistos de este concepto de la “alta cultura”, lo cual por defecto nos coloca en la posición de un país “tercermundista”, y en este sentido, aspectos como la necesidad de “ser aceptado” por diversos medios a nuestra disposición se vuelve por demás prominente al momento de integrar los códigos culturales en nuestra persona de tal forma que podamos parecernos más a los esquemas y estereotipos que son aceptados en la sociedad, no es un discurso nuevo, de hecho pensaría que toda persona con acceso a internet entiende o al menos conoce el discurso a éste respecto.

La pregunta es: ¿Qué implicaciones tiene ésto dentro del contexto de la definición de palabras como Libertad y Justicia? y ésto es que continua y constantemente éstas vienen a ser proyectadas como un ideal a alcanzar, es decir, es más que nada pensado dentro de un “estado de consciencia” en términos de “¿Cuál sería la experiencia de la Libertad? y ¿Qué es por consecuente aquello que la sociedad considera entonces define su relación a la palabra Libertad? Y si miramos a éste aspecto más detenidamente, cada persona tiene su propia definición de libertad que deviene en realidad por defecto de su particular experiencia y asociación a aquello que creen es la Libertad.

Evidentemente, dicha palabra tiene un referendo común, y este es el “no encontrarse sujeto o dependiente de algo o alguien”; en la vida particular de cada individuo existen estos puntos de dependencia hacia una particular experiencia, y ésta experiencia es recurrida siempre que la persona experimenta diversos estados de estrés y conflicto dentro de su vida. La pregunta no es ¿A qué se debe la repetitividad o incluso la adicción de y hacia una determinada conducta, hábito o sustancia…? sino ¿A qué se debe el dolor/el estrés/la preocupación que de hecho genera o crea esta aparente necesidad de recurrir de forma continua a tales patrones de comportamiento? es decir, todo aquello cuanto nos preocupa y ocupa dentro de nuestras vidas, nos lleva a buscar por defecto la “cura” de nuestro malestar.

En una investigación realizada por algunos neurocientíficos, entre ellos el Dr. Gabor Mate, se descubrió el hecho de que cuando las personas experimentan dolor físico, la misma área del cerebro se activa a cuando experimentan dolor emocional…ahora la pregunta es: ¿Por qué es ésto relevante? Porque la realidad es que como seres humanos, existimos en un mundo donde, esencialmente “no tenemos depredadores”, es decir, nosotros a diferencia de los animales no tenemos esa situación de “Fight or Flight”, así que en realidad, cuando nos “sentimos atacados” tiene que ver más con nuestro ego que con nuestra integridad física…

Y el modo a través del cual hemos buscado la manera de satisfacer tal dolor emocional, es adaptando “definiciones” que nos permitan “aumentar nuestro valor”, pero entiéndase que “no se trata tanto de ser apreciado por los otros” sino de satisfacer simplemente la necesidad de “creer para nosotros mismos que encajamos en tal ideal de aceptación que nos permita sentir alguna suerte de orgullo con relación a nuestra apariencia física, nuestra forma de hablar, nuestras relaciones etc.”

Los medios de comunicación y el narco, han llegado a jugar un rol bastante importante dentro de la sociedad (además de suministrar las drogas que activan la generación de las sustancias en nuestro cerebro como la dopamina y la morfina, los cuales son “supresores del dolor”…) y ésto es la continua y constante inseguridad que de hecho “cumple con la premisa de sentirnos amenazados y acorralados por depredadores frente a los cuales esencialmente parecemos no tener fuerza o poder alguno”…, los medios de comunicación diariamente nos bombardean con noticias acerca de todos los conflictos que toman lugar a nivel mundial, las catástrofes, asesinatos, y un punto interesante “siempre que hacen detenciones de cargamentos con droga o decomiso de armamento del narcotráfico”, es decir, tal pareciera que cumpliera con una suerte de “ser exhibido” frente a los medios de comunicación, es como una forma de decir “vean nuestro poder, pueden quitarme ésto y aun así sigo siendo grande”, de modo que nuestra moral decae todavía más al momento en el que se nos expone “el poder armamentístico del narcotráfico”.

¿Qué ocurre con ésto? Que en realidad, el miedo se vuelve tan grande, que nos enfocamos en la solución más próxima de modo que podamos seguir “sobrellevando nuestra vidas”, “sobreviviendo la vida…”. Por tanto, ¿qué es lo que surge a razón de ésto? Indiferencia…, pero esa indiferencia es en realidad un manto, un velo para cubrir el verdadero punto que está tomando lugar dentro de nuestra mente = Miedo e Impotencia. A fin de cuentas ¿Yo que puedo hacer? Nada, soy la víctima de un sistema ante el cual me encuentro sometido.

Y sin embargo, aquí la cuestión en realidad es que, “todo el mundo ya está soñando con dicho ideal”, ya está en busca de dicha libertad, y evidentemente la pregunta es: “¿Cómo manifestamos dicha Libertad? ¿Cómo hacemos/traemos a lo físico dicho Ideal?”  Ok, aquí el problema es una cuestión muy simple, que es en realidad la siguiente: “Cada uno está enfocado en su propia definición de Libertad porque en realidad cada uno está encerrado dentro de su propia mente tratando de alcanzar su propio ideal de la libertad, el cual, (si han seguido el hilo de esta discusión con relación a las investigaciones del Dr. Gabor Mate) tiene que ver en realidad con los complejos internos que cada persona busca “satisfacer”, porque es dentro de tal ideal de “libertad y felicidad” que en realidad alimentamos el lado opuesto de tal experiencia de “Libertad y Felicidad” lo cual es “el mismo miedo, la misma impotencia”.

La ley del mínimo esfuerzo reside en realidad en buscar “adaptar” nuestra imagen a aquellas insignificancias superfluas, de modo que nuestra imagen e idea de nosotros mismos pueda ser lo suficientemente aceptable para otros, para que nos sintamos “satisfechos” con nuestras vidas, completos en éste sentido y definición misma de la limitación…”

La pregunta por tanto, que en realidad tendríamos que hacernos es: ¿Cómo logramos que la gente busque el mismo ideal de Libertad? y dentro de ésto, evidentemente ¿Cómo unimos a las personas dentro de dicho ideal? Porque es decir, el ideal, es en realidad “muy grande” como para hacerlo uno, tiene que ser algo construido por todos, de otra forma resulta casi imposible hacerlo. Y es aquí donde entra el otro punto “la definición de Justicia ¿Quién debe ver o velar por éstos intereses, por estos ideales? y dentro de ésto ¿Quién debe ser “convencido” para poder realizar dicho ideal?

El problema de los ideales es que en tanto sean ideales, eso permite que “cada persona tenga su idea de la Libertad” pero dentro de eso, nada es vivido realmente, nada es traído colectivamente para manifestar dicha libertad. Personalmente considero que el “sueño de la Libertad” tiene que trascender un poco más allá de “soñar con quemar presidentes en la plancha del Zócalo”… un sueño bastante bizarro que por demás realmente te lleva a cuestionar un poco la integridad moral y ética de la persona que sueña con semejantes soluciones y se cree con la autoridad de infligir dolor a otro ser humano, lo cual es un recurso de violencia consciente justificada hacia el otro, en lo absoluto diferente de las acciones ejercidas por aquellos asesinos que hoy se encuentran en el poder.

La cuestión aquí es que, en realidad cada persona ya está “buscando la libertad” dentro de cada uno de aquellos puntos que le permite “experimentarse libre” de las ataduras dentro del estrés, la preocupación, el miedo, etc., sin embargo, existe un punto en común dentro del cual las personas, “buscan dicha libertad”, y ese punto, es el dinero, es decir, inclusive si uno lo mira detenidamente, aquellas personas que “deciden” entrar al grupo del narcotráfico lo hacen ¿por qué? ¿Porque disfrutan matar gente? No lo creo…, es por dinero, la motivación primordial de la mecánica Capitalista. de la misma forma en que cada uno de nosotros estudia, se prepara y trabaja durante una considerable parte de nuestras vidas para poder llegar al mismo punto “tener dinero”, porque es con el dinero que obtenemos acceso a todas aquellas cosas con las cuales adquirimos nuestro…digamos “punto de libertad” o nuestra “experiencia de libertad”.

¿Por qué resulta relevante entonces ver a éste punto de “la necesidad de pertenencia que experimenta una persona a un grupo, o ser aceptado y reconocido”? Algo que es evidente es el hecho de que, por consecuencia de que éste deseo es deseado, ésto implica que aquello que se desea, evidentemente es algo que “aún no se tiene” o se percibe como “no existente” dentro de nuestras vidas. Y es decir, ¿qué implicaciones tiene por tanto el buscar “pertenecer a alguna parte, el buscar ser aceptado o reconocido”? Implica que, los mexicanos (y buena parte de los seres humanos a lo largo de todo el mundo, o al menos en la parte del mundo donde reina el capitalismo, lo cual es…una parte considerable) en realidad, no se ven como “parte” de éste país, ni siquiera como seres humanos nos vemos a nosotros mismos como parte del mundo… y eso es un problema… grande, muy grande.

Es decir, con ésto no estoy diciendo que las personas que fueron a marchar aquel día (20 de Noviembre) a la plancha del Zócalo sean “acarreados” o algo por el estilo, NO, en realidad simplemente creo que “la motivación” fue lo que tuvo un punto de partida…digamos errado. Porque en realidad, algo que pude ver, es el hecho de que las personas (cada vez más, afortunadamente) quieren ser parte de ese cambio, quieren participar en ese cambio, porque en el momento que las personas fueron a marchar en realidad era como una forma de decir, “Quiero ser parte de los que crearan un mundo que podamos llamar nuestro”, sin embargo, desafortunadamente esa no es la forma de hacerlo, es decir, si fuera tan fácil, las cosas habrían cambiado en éste país desde hace ya bastantes años.

Así que, nuevamente ¿Cómo unimos a las personas por una misma Libertad, sobre todo cuando debes hacer entender a esas personas que la Libertad no será tan fácil como salir a marchar y quemar la escultura, figura, dommie, etc, de un presidente? Primero es importante, cubrir aquel punto de necesidad que mantiene a la gente “dispersa y distraída en su propia burbuja de preocupaciones, el cual es el dinero. Para ello, es imperativo leer el siguiente blog, y si se encuentra dentro de tus posibilidades el dominio del ingles, te sugiero de igual forma leerlo, puesto que allí encontraras una vasta cantidad de publicaciones, análisis, entendimientos e investigaciones pero sobretodo “propuestas” realizadas por gente como tú y como yo, sobre lo que se ha comprendido traería un verdadero cambio a éste mundo.

Ingreso de Vida Garantizado

Ese sentido de “pertenencia” actualmente “no existe”, es algo que debe ser construido, porque en realidad, en el momento en el que un niño entendió que no llegaría a ser respetado, ni aceptado por lo que es como un simple ser humano, como el milagro de la vida misma, y que debía convertirse en algo para poder llegar a ser aquello que en realidad jamás podría ser…, en ese momento, todo sentido de “pertenencia” al mundo, fue destruido, erradicado, y todas las preguntas que quedaron en nuestro interior, a lo largo de nuestra infancia “¿Por qué hay gente viviendo en la calle? ¿Por qué la gente pelea? ¿Por qué la gente pobre es pobre?”, ahora tnemos la oportunidad de no solo responder a esas preguntas, sino de hecho encontrar soluciones para las mismas

Ahora, de forma un tanto “desacertada”, a mi parecer el problema está en creer que el punto está en “convencer a las personas de realizar el cambio que es necesario en éste país, en éste mundo y desde luego en nosotros mismos”. Siguiendo sobre el mismo principio del principio de pertenencia que hemos discutido anteriormente (para más trasfondo por favor visita los siguientes posts):

http://gabrielacevesprocess.blogspot.com/2014/11/mi-jornada-hacia-la-vida-dia-625-no-mas.html

http://gabrielacevesprocess.blogspot.com/2014/11/mi-jornada-hacia-la-vida-dia-626-no-mas.html

http://gabrielacevesprocess.blogspot.com/2014/11/mi-jornada-hacia-la-vida-dia-628-no-mas.html

Es decir, observa en ti mismo ¿Qué es lo que nos ha llevado a ser de la forma en que somos, la forma en que actuamos, la forma en que hablamos? Es decir, algo fascinante acerca de éste punto, y citando a Bernard Poolman, es que: “Cuando piensas, piensas en un lenguaje particular, y cuando aprendes un idioma diferente tendrás pensamientos en un idioma/lenguaje diferente, lo cual debería resultar extraño, porque no naciste conociendo un idioma/lenguaje, se te enseño un idioma/lenguaje, por lo que no naciste SIENDO CAPAZ DE PENSAR, SE TE ENSEÑO A PENSAR”, y por tanto todo cuanto somos, en realidad proviene de nuestro entorno, así que si observamos a éste principio, en realidad esta “asociación” que tomamos de nuestro entorno proviene de todas aquellas personas que nos rodean, y por lo tanto, si hemos de hacer un cambio, lo primero evidentemente será entender como debemos vivir como un ejemplo para los demás, solo así hacemos y vivimos justicia…

Vivir haciendo lo que es mejor para todos, da a otros como te gustaría recibir, ama a tu vecino como a ti mismo, y entiendase, ésto no tiene que ver con un mensaje religioso en lo absoluto, sino con simples principios de vida, el simple entendimiento de que en la medida que nosotros seamos el cambio que queremos ver, será en la medida que no solo veamos evidentemente un cambio en el mundo, sino que otros empezaran a ver el cambio, y en ello empezaran a realizar ese cambio, ¿por qué? Principio de pertenencia, así que, en efecto, primero será muy difícil porque empezaran siendo pocas personas, sin embargo, en la medida que más y más lo hagan, más y más querrán formar parte de ese cambio, es simple sentido común.

Y nuevamente, como mencionamos anteriormente, el problema de la libertad es que es entendida como “ideal”, sin embargo, ¿qué pasaría si redefiniéramos la Libertad? de modo que cualquier cosa que uno vea y entienda que es en perjuicio de uno y de los que le rodean, no sea aceptado ni permitido, y es decir, con ésto no me refiero solo a las acciones que un determinado político realiza en el país, sino a todas aquellas acciones que toman lugar en el día a día, entonces la Libertad no es ya una definición, no es ya un ideal, sino un PRINCIPIO DE VIDA, y en la medida que empecemos a vivir eso, es que otros empezaran a vivir, no por ideales, sino por principios, y poco a poco, manifestamos dicha libertad.

Ahora, ¿Por qué hacerlo de ésta forma? Si miras a la situación de éste mundo en general, cada nación tiene instituciones muy particulares con funcionamientos particulares, es decir tan solo por el simple hecho de que las leyes son distintas en cada país debería ser suficiente para entender éste punto y porque no puede realizarse en un sentido general para todos dentro de una sola definición, entonces ¿qué ocurre con un principio de vida? Un principio de vida, es un punto que uno puede adaptar a cada contexto particular desde su propio entendimiento en su día a día y en lo que cada uno puede encontrar constituye el punto mismo del abuso, de modo que al vivir éste principio de la Libertad, no solo está trabajando de forma particular hacia un punto, sino hacia toda la estructura multidimensional que constituye ese punto de abuso aplicado a cada contexto particular… ver siempre por lo que es mejor para todos aplicado a todos los contextos…

Y un punto que de igual forma, se menciono en el video, es decir, la naturaleza humana la hemos asociado con la idea de que el ser humano es malvado “por naturaleza” sin embargo, es decir, si observas a la naturaleza, una acción en contra de la naturaleza, es una acción en contra de ti mismo, la naturaleza solo puede existir si se encuentran requerimientos básicos/mínimos para su existencia, así que en realidad no es la naturaleza la que es malvada, sino nuestras acciones, nuestras palabras las que hemos permitido existir dentro de dicha…”maldad”, la naturaleza del ser humano es la del aprendizaje, de la misma forma en que aprendimos a ser lo que hemos hecho de nosotros mismos, y evidentemente uno podrá decir ¿ok, entonces de donde imitó esa naturaleza? A decir, verdad, no debería ser difícil entender que, como seres humanos solemos mal interpretar las cosas, así que en realidad cuando vemos como en la naturaleza hay animales comiéndose los unos a los otros, lo que estamos viendo (y discurso que se ha mantenido hasta nuestros días) no es solo animales tratando de ser “el más fuerte por sobre los demás”, sino un balance entre las especies, equilibrio, no puede haber mucho de algo sin que el resto se vea afectado, así que la naturaleza tiene que crear un balance como una especie que mantenga en control a la otra, y en nuestro caso… si ves a los virus y las bacterias… en realidad son como esos sistemas de defensa de la tierra, son esos parásitos que te devoran desde adentro cada día, lo cual es un tanto… digamos poético, el animal que se percibió a si mismo como el más grande depredador, es devorado por el más diminuto depredador… interesante.

La necesidad de pertenencia, de aceptación y reconocimiento, implica por tanto su opuesto “debemos encontrar nuestro punto de pertenencia a la situación no solo de éste país sino del mundo entero” es decir ¿por qué como seres humanos pensamos la vida como solo un lugar por el cual estamos pasando para llegar a otra vida o para esperar por otra vida? ¿Cual es el punto de nacer en el mundo físico si (como muchos claman) lo importante son los sueños? ¿Para que crear toda una existencia física y un cuerpo físico, si lo que importa es lo que está en nuestra mente? Es decir, ¿si ese era el punto, porque no haber nacido únicamente en la mente (lo cuales aquello a lo cual hemos llegado a dar más importancia dentro del discurso de la inteligencia y demás cuestiones)?

Hay aún mucho por considerar… no seas parte del juego que quieren que juegues…